Posicionamiento sobre la Integración de un legislador en el consejo nacional del sistema nacional para la cruzada contra el hambre

sesion2deabril



POSICIONAMIENTO DEL DIPUTADO RICARDO MEJÍA BERDEJA, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE MOVIMIENTO CIUDADANO, CON RESPECTO AL PUNTO DE ACUERDO SOBRE LA INTEGRACIÓN DE UN LEGISLADOR EN EL CONSEJO NACIONAL DEL SISTEMA NACIONAL PARA LA  CRUZADA CONTRA EL HAMBRE

COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS LEGISLADORES:

Quién se puede oponer a un programa que combata a la pobreza, al hambre, nadie! Nos oponemos, eso sí, a su utilización electorera.

Nosotros, las y los diputados de Movimiento Ciudadano, hemos trabajado para quitarles los privilegios a los gobernantes, para quitar la pensión a los expresidentes de México.

Para bajar el ofensivo salario de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de los Consejeros del IFE, el gasto elevadísimo en publicidad que realiza el gobierno federal.

Y todo ese dinero trasladarlo al combate a la pobreza.

Nosotros, trabajamos por causas, y una de nuestras luchas y nuestra causa es el combate a la pobreza, el combate a la miseria en la que viven millones de mexicanos.

De ahí somos, de ahí venimos, ahí estaremos! Apoyando a los pobres, a los que menos tienen. Exhibiendo los privilegios de la clase gobernante.

Atender el hambre es prioritario, es urgente, de obvia resolución, pero no somos oficiosos.

Este programa es en realidad una cruzada a la caza de votos en las elecciones locales, para recuperar terreno y consolidarse en el poder. Construye la vía para afirmar que el PRI quiere quedarse para mantener sus privilegios. Arrancan un recorrido nacional, justo cuando están en marcha 14 procesos electorales.

Uno a uno se han venido instalando los mecanismos para aceitar la vieja maquinaria clientelar que mantuvo al PRI en la presidencia durante 70 años, y a los mexicanos los sumió en la pobreza, para regresar cada elección, a través de esa infraestructura, a dar dádivas a cambio de votos.

Configuraron el Sistema Nacional contra el Hambre (SINHAMBRE), que involucra a las 16 secretarías del gabinete federal, así como a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, el Instituto Nacional de las Mujeres y el DIF.

A través del SINHAMBRE se implementa el proyecto electoral que denominan Cruzada, y que no es otro, que el viejo sistema para bajar programas sociales con fines clientelares, en medio de los procesos electorales en casi la mitad del país.

Los nuevos delegados de la SEDESOL en el país, todos son reconocidos operadores electorales del PRI. Unos vienen de ser los dirigentes estatales de ese partido, otros más los delegados políticos de su partido para procesos electorales, prácticamente todos han sido legisladores locales o federales de ese partido. Hombres y mujeres con experiencia, sí, pero experiencia electorera, esa en la que el PRI ha hecho escuela para formar reconocidos mapaches electorales.

Se equivocan los priistas, la sociedad mexicana de hoy no es la misma que gobernaron, difícilmente creerán, a pesar de los esfuerzos publicitarios del Ejecutivo, que esta Cruzada tenga como fin acabar con el hambre en la que se ha sumido a millones de mexicanos. De ahí, según Reforma, los bajos niveles de aceptación que reprueban al gobierno de Peña Nieto en materia de manejo de la pobreza, la economía de la corrupción y la atención a la inseguridad pública.

Quién les va a creer que pretenden acabar con la pobreza alimentaria y la carestía en la que viven millones de personas en México, cuando anuncian el aumento del IVA y gravar alimentos y medicinas.

Quien puede creerles, cuando por otra parte, implementan una estrategia energética que tiene como base el aumento mensual de los combustibles como el gas y las gasolinas, así como de las tarifas eléctricas. Estas son acciones tangibles que se reflejan en la bolsa de la ciudadanía, que afecta su economía y les condena a seguir en la miseria y pobreza alimentaria.

Movimiento Ciudadano no se presta a ser parte de este juego, no avalaremos ninguna acción que tenga como fin perjudicar a los mexicanos o retroceder en sus derechos. Por ello, tampoco estamos de acuerdo en apoyar este punto de acuerdo, pues no responde más que al afán de algunos legisladores de quedar bien con el poder.

Leave a comment