Exhorto al Secretario de Gobernación y al Jefe de Gobierno del DF, para investigar y sancionar a quienes ocuparon la Plaza de la Constitución como estacionamiento.

PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA AL SECRETARIO DE GOBERNACIÓN Y AL JEFE DE GOBIERNO DEL DISTRITO FEDERAL, A QUE EN EL MARCO DE SUS FACULTADES DIRIJAN O INSTRUYAN A LA INVESTIGACIÓN Y SANCIÓN DE QUIENES OCUPARAN LA PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN COMO ESTACIONAMIENTO DURANTE EL SEGUNDO INFORME DE GOBIERNO DE ENRIQUE PEÑA NIETO.

Ricardo Mejía Berdeja y Ricardo Monreal Ávila, diputados integrantes del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano de la LXII Legislatura del honorable Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 6, numeral 1, fracción I; 79, numeral 1, fracción II del Reglamento de la Cámara de Diputados, presentan a esta soberanía el siguiente punto de acuerdo, conforme a las siguientes:

Consideraciones

El pasado 1 de septiembre, Enrique Peña Nieto envió su Segundo Informe de Gobierno al Congreso de la Unión, para dar cumplimiento mínimo al requisito de rendir cuentas ante las y los representantes de la población y los estados, en un ejercicio repetitivo de ausencia del presidente, ante posibles reclamos por parte de las legisladoras y legisladores, quien ante este tipo de acciones siguen perdiendo facultades, ante un congreso silente.

Un día después, en Palacio Nacional, mediante un acto bien estructurado y planificado, y frente a sus invitadas e invitados especiales, Enrique Peña Nieto ofreció con lujo de detalle el informe que no rindió de manera personal ante el Congreso de la Unión.

Mientras tanto, al exterior de Palacio Nacional, uno de los actos más oprobiosos ocurría, cuando la Plaza de la Constitución comenzó a llenarse poco a poco de vehículos estacionados, mismos que pertenecían a las y los invitados que escuchaban el informe de Peña Nieto.

El 3 de septiembre, el secretario de gobierno del Distrito Federal, Héctor Serrano, declaró que fueron alrededor de 250 automóviles y camionetas los que ocuparon la Plaza de la Constitución como estacionamiento, acción que “el gobierno de la Ciudad descalifica”.

“Tenemos identificados por cámaras, los vehículos que estuvieron en la plancha del Zócalo. Es algo que el secretario de Seguridad Pública (Jesús Rodríguez Almeida) está revisando_, él tendrá que informar respecto de las acciones que tomarán por la ocupación, evidentemente es una infracción estacionarse en la plancha”, afirmó en dicho momento, responsabilizando a Rodríguez Almeida de la imposición de las multas.

Con estas declaraciones, hechas de manera pública durante una entrevista en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Serrano aseguró que el Gobierno de la Ciudad desconocía que el Zócalo sería utilizado como estacionamiento para dichos vehículos.

Un día después, el jueves 4 de septiembre, Rodríguez Almeida aclaró “Muy respetable su aseveración (de Serrano), y lo vuelvo a reiterar, no hay ningún reglamento que esté por encima de las leyes federales, locales y de la Constitución”.

El mando policial argumentó que “por jerarquía de leyes_”, en este caso el Reglamento de Tránsito Metropolitano no se puede aplicar a los automóviles en los que llegaron la clase política y los invitados especiales de Peña Nieto.

“En el sistema jurídico mexicano, existe la Constitución, las leyes federales y secundarias, la Ley Federal de Seguridad Pública, así como el Estatuto de Gobierno del Distrito Federal, y la Ley de Seguridad Pública del DF, y su respectiva ley orgánica que, en este caso, avalan la actuación de los uniformados en la ciudad capital durante los acontecimientos del pasado 2 de septiembre. Por jerarquía de leyes, no es aplicable el Reglamento de Tránsito Metropolitana”, dijo.

Explicó que “lo fundamental en el Estado de Derecho, es la cooperación y coordinación entre gobiernos, fincadas en el respeto a la norma jurídica, por lo que ningún reglamento está por encima de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

Luego, el titular de la SSP-DF reiteró que por solicitud del gobierno federal le cedió la operación, seguridad y logística de la Plaza de la Constitución, contradiciendo de manera directa a Héctor Serrano, quien tan sólo un día antes había afirmado que el GDF desconocía del todo el uso que se haría del Zócalo.

El martes pasado, agregó: la función de la policía capitalina fue la de “ser auxiliar en una zona perimetral para evitar desorden público y para generar la condiciones para que el gobierno federal pudiera efectuar el evento bajo su logística, seguridad y operatividad”.

El vocero del gobierno de la República, Eduardo Sánchez, reconoció en su cuenta de Twitter que fue una “decisión equivocada”, asumió la responsabilidad y dijo que tomaría “medidas al respecto”. Sin embargo, hasta el momento, no ha informado nada sobre el tema.

Aunado a esta declaración, un comunicado fue emitido afirmando que “quienes estaban a cargo del acceso vehicular a la Plaza de la Constitución decidieron abrir la plancha del Zócalo para el estacionamiento de vehículos.”

El comunicado menciona que esta situación “fue, desde luego, una decisión equivocada de quienes controlaban el acomodo vehicular.”

“El Gobierno de la República asume la responsabilidad, ofrece una disculpa por el uso incorrecto del Zócalo, y asegura que adoptará las medidas al respecto para que esta situación no se vuelva a repetir”, finaliza el breve texto enviado a medios de comunicación.

Por su parte, la empresa relacionada con la prestación del servicio de “Valet Parking” fue Código Valet Parking, quien a través de su director, Raúl Alvarado, afirmó_ que los invitados fueron atendidos por 50 acomodadores de la empresa, en un horario de 06:00 a 17:00 hrs., especificando que quienes estacionaron los vehículos en la plancha del Zócalo fueron los choferes y/o escoltas y agregó que “todo estaba a cargo de la Policía Militar y Estado Mayor Presidencial”.

De acuerdo con el Reglamento de Tránsito Metropolitano, la multa por estacionarse en un sitio prohibido, como la Plaza de la Constitución, es de 10 a 15 días de salario mínimo, lo que equivaldría de 672.9 a mil 9 pesos, así como la remisión del vehículo al depósito vehicular.

Por su parte, el Artículo 9 de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, establece que en festividades cívicas o ceremonias oficiales en que esté presente la Bandera Nacional, deberán rendírsele los honores que le corresponden en los términos previstos en esta Ley y los Reglamentos aplicables; honores que, cuando menos, consistirán en el saludo civil simultáneo de todos los presentes, de acuerdo con el Artículo 14 de esta misma Ley.

El mismo ordenamiento en su artículo 16, estipula que la Bandera Nacional se izara diariamente en los edificios sede de los Poderes de la Unión, en las oficinas de Migración, Aduanas, Capitanías de Puerto, Aeropuertos internacionales; en las Representaciones diplomáticas y consulares en el extranjero y en el asta monumental de la Plaza de la Constitución de la Capital de la República.

En tanto, el artículo 35 de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos menciona que “Son monumentos históricos los bienes vinculados con la historia de la nación, a partir del establecimiento de la cultura hispánica en el país, en los términos de la declaratoria respectiva o por determinación de la ley”.

A diferencia del discurso de justificación impartido por Rodríguez Almeida, la Supremacía de las Constitución no puede ser empleada como discurso de justificación ante lo sucedido en el Zócalo Capitalino, pues no solamente se violó un reglamento de tránsito, sino que se violaron claramente leyes federales, reglamentarias de artículos constitucionales, violaciones que presuntamente cometieran particulares que asistían con las invitadas e invitados de Enrique Peña Nieto a Palacio Nacional.

No pueden justificar que presumían la ausencia de uno de nuestros más grandes símbolos patrios en la Plaza de la Constitución, y la ignorancia no exime del cumplimiento de las leyes federales que violaron, hecho que reconocieran tanto el gobierno federal, como el gobierno local y que hasta el momento se mantiene sin sanciones.

El Zócalo Capitalino, sede política de dos de los Poderes de la Unión, y que ha representado en diversas ocasiones un centro de luchas cívicas y políticas no puede ser reducido a ser el patio trasero de un presidente que claramente no da importancia al Congreso, ni a los símbolos patrios, ni a los lugares históricos de su país. Permitir que este hecho pase al olvido sin siquiera sancionar con las ínfimas multas que establece el Reglamento de Tránsito del Distrito Federal.

No se puede alegar supremacía de leyes para eximir de sanciones a unos, mientras a cada ciudadana o ciudadanos se le vigila exhaustivamente, para poder cobrarles multas a la mínima infracción.

Fundado y motivado en las consideraciones antes expuestas, sometemos a su consideración el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.- La Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión exhorta al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a que por medio de sus facultades, y en cumplimiento a lo establecido por la Ley Sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, se castigue según la gravedad y condición de los infractores, a las personas que ocuparan la Plaza de la Constitución como estacionamiento, durante un acto del Presidente de la República, y a quienes dieran los permisos necesarios para que tal hecho se consumara.

SEGUNDO.- Exhorta al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, a que en el marco de sus facultades, instruya a la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, a emplear la información que pueda obtenerse de las cámaras de vigilancia establecidas en el perímetro del Zócalo Capitalino, a fin de establecer las multas correspondientes por las infracciones  al reglamento de tránsito de quienes ocuparon el Zócalo Capitalino como estacionamiento durante el Segundo Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto, así como a las funcionarias y/o funcionarios que dieran autorización para que tal hecho se consumara.

Dado  en el Palacio Legislativo de San Lázaro, a 13 de agosto de 2014.

Leave a comment